¿Algo que reseñar?

La lástima del cante jondo es que sólo lo puede disfrutar plenamente quien esté lo bastante iniciado en el estilo, sea porque lo ha mamado en su entorno durante la infancia o porque se ha acercado desde fuera y se ha tomado la molestia de descifrar el compás y las características propias de cada

Suscribirse a Flamenco