¿Algo que reseñar?

Y a la quinta oportunidad consiguieron lo impensable: marcarse una nueva brocheta de chorradas como pianos de cola sin aburrir, sin repetirse y sin sentir (al menos a ojos vista) la menor de las vergüenzas.

Suscribirse a Parodia