¿Algo que reseñar?

Siempre es agradable escribir una reseña de un disco, ya sea nuevo o clásico, pero, cuando se trata además de una obra que marcó el inicio de un movimiento alterno al Metal que se hacía principios de los 80, la emoción aumenta hasta dimensiones inexploradas.

Los ochenta para nuestro país fueron una auténtica bomba de relojería. No negaré que me cuesta horrores ver nuestra producción musical (de la que sea) a la altura de esas grandes bandas que he nombrado hasta la saciedad que venero. Y con eso no quiero decir que todo los que no sean éstas me parezca una mierda. Nada más lejos de la realidad.

Suscribirse a 1985